Por Ana De la Cruz Campos

La primera semana de octubre del presente año, la Red TEPALI fue invitada a participar en la Global Consultation for the Commemoration of the 20th Anniversary of the Decade of the Churches in Solidarity with Women 1, organizada por el Consejo de Iglesias de Jamaica en el marco del 70 aniversario del Consejo Mundial de Iglesias (CMI). Esta consulta tuvo como objetivo que las iglesias miembros y asociados ecuménicos, en un contexto intergeneracional, reflexionen sobre los logros y desafíos en la construcción de una comunidad justa de mujeres y hombres, y que se intensifique la colaboración ecuménica para interpretar los signos de nuestros tiempos a fin de trazar la dirección futura de nuestro trabajo.

La agenda se desarrolló alrededor de nuestros dones y heridas, y el deseo de transformar las relaciones desiguales en la  iglesia entre mujeres y hombres desde 1998. Se destacaron temas como las violencias existentes contra las mujeres, nuestra participación plena y creativa en la vida de la iglesia, la crisis económica mundial y sus efectos, y las consecuencias del racismo y la xenofobia. También se habló sobre los resultados y el alcance de la campaña solidaria  Jueves de Negro, y su vínculo con la defensa de la justicia de género y con la agenda 2030.

El reconocimiento de lo alcanzado dentro de las iglesias gracias al CMI, incluyó la recopilación de historias de varias mujeres de iglesia, la creación de Jueves de Negro, y herramientas litúrgicas que sirvieron de guía para diferentes comunidades de diferentes contextos. No obstante, aún hay pendientes y continúa la necesidad de estar al tanto de lo que sucede a nuestro alrededor. Se nos aconsejó, a modo de reflexión y autocrítica, informarnos sobre las estadísticas en nuestro país y analizar si somos cómplices del status quo.

Otra de las participantes nos invitaba a reflexionar de manera crítica sobre las iglesias, la solidaridad, las mujeres y la justicia de género. A lo largo de la consulta se mencionó que debemos aceptar el hecho de que la iglesia ha sido cómplice en nombre de la protección de una institución, y que no hay lugar para la discriminación u opresión; en ese mismo espíritu se afirmó que hay necesidad de desarrollar nuevas visiones, estrategias y teologías liberadoras para quienes aún estamos en desventaja. Tenemos una gran necesidad de actuar y seguir caminando juntas como hermanas, acompañadas de hermanos y hermanes (siblings) comprometides con honestidad con la justicia de género.

Es central subrayar la participación interdenominacional, intergeneracional e interdisciplinaria de mujeres y hombres que con voz profética denunciaron la situación actual e injusticias vividas por las mujeres en sus países e iglesias. Recordamos a Tamar y Betsabé, como personajes bíblicos, las mujeres que ellas y sus historias de violencia representan (2 Samuel 13,4-22; 2 Samuel 11,1-5). Utilizamos canastas como símbolos litúrgicos de esperanza, pues primero estaban llenas de dones, después incompletas por las heridas vividas, y más adelante en un proceso de reconstrucción, transformando la injusticia continuamente hacia futuras conversaciones teológicas en la comunidad de mujeres y hombres en la iglesia y la sociedad.

Sin duda, fue una gran experiencia compartir con tantas compañeras de fe de todo el mundo; pude sentir fuerza, resiliencia, lucha, energía y un espíritu que nos movía poderosamente. Cada día nos reconocimos y descubrimos juntas, animándonos a seguir adelante en nuestras iglesias, comunidades y grupos representados.

Con mucha expectativa y emoción representé a nuestra red TEPALI ante numerosas mujeres ejemplares reunidas, como Ofelia Ortega (Cuba), una de las fundadoras de esta iniciativa antes llamada Asociación de Teólogas y Pastoras de América Latina y El Caribe. TEPALI fue presentada como una esperanza en la región porque une tanto a mujeres como también redes de mujeres activas que tienen historias que contar, material por compartir, y denuncias que necesitan ser conocidas dentro y fuera de sus países. Redes como la nuestra ayudan a construir puentes e ir deconstruyendo lo que nos separa a unas de las otras:  ¡Juntas seguimos ampliando y tejiendo la Red en Abya Yala!

La Red TEPALI agradece profundamente al CMI por esta oportunidad de participación, especialmente a Ofelia Ortega, Isabel Apawo Phiri, Greta Nana-Montoya Ortega, y Joy Eva A. Bohol.

“Así que no importa si son judíos o no lo son, si son esclavos o libres, o si son hombres o mujeres. Si están unidos a Jesucristo, todos son iguales.” Gálatas 3:28
  1.  Consulta Global sobre el decenio de las iglesias en Solidaridad con las Mujeres hace 20 años
Share This