Es escalofriante mirar imágenes de niñas y niños enjaulados o videos donde lloran a gritos porque son separadas/os de sus padres y madres. Son imágenes ya repetidas, que creíamos que no volveríamos a ver.

Las niñas y los niños son los seres más vulnerables y desprotegidos que precisan de nosotras y nosotros, como adultos, para su protección, cuidado, guía y educación para sobrevivir. En estas cruentas horas, los hijos y las hijas de las personas migrantes de Estados Unidos no deben sentir que los adultos están ahí para sostener, proteger, ni mucho menos mejorar sus vidas, que están siendo arrancadas de sus progenitores, encarceladas, tratadas como desechos y en algunos casos separadas completamente de sus familias.

En la niñez están representados nuestros hijos e hijas, nuestros nietos y nietas, nuestro futuro y nuestro presente. ¿Qué país se levanta sin ellas/os? ¿Qué país se construye en contra de ellos/as? ¿Qué nación puede destratarlos mientras cree dar ejemplo de lucha por los derechos humanos huyendo de la Organización que no lo secunda en sus interesadas guerras? ¿Hasta cuándo veremos estas injusticias frente a nuestros ojos sin hacer nada? ¿Es posible vivir así?

Nosotras, como integrantes de la Red Tepali:

– Repudiamos abiertamente esta política dictatorial, punitiva y de desintegración familiar que ha implementado el presidente de los EEUU, un país creado y conformado por inmigrantes que se olvida de sus orígenes, de sus ancestros, de la libertad que proclama a capa y espada y de las historias hollywoodenses que distribuye con el rol de papá bueno y protector de todos los habitantes de la tierra,

– Vemos como positiva la medida provisoria que se ha tomado para frenar la separación de las familias y evitar la encarcelación de los menores y esperamos la pronta y ágil legislación para que esta medida sea ley, así como también percibimos la necesidad de medidas urgentes para que los más de 2.300 niños y niñas que ya han sido separados/as de sus familias puedan reencontrarse con ellas,

– Nos unimos a las Iglesias y Organizaciones Ecuménicas que a lo largo del Continente Americano se han solidarizado con esta realidad y estas familias y a cada una de nuestras hermanas teólogas y pastoras que acompañaron a las madres que fueron separadas de sus hijos e intercedieron por ellas y sus familias rápidamente,

Porque

– Creemos en un Dios Encarnado que nos interpela y nos pide a gritos ayuda en el llanto de cada uno de estos niños y niñas,

– creemos que Jesús tuvo y tiene lado, el de los pobres, de los vulnerables, de los pequeños,

– creemos en un mundo posible donde la niñez tenga todo lo suficiente para crecer sana, dignamente, acompañada de sus familias y sin miedos,

– creemos que nuestra unión, nuestra fuerza y sororidad puede hacer esto posible.

Manifiesto iniciativa de TEPALI Argentina.

Fotografía: Wilfredo Lee / AP (Recuperada de http://www.elvocero.com/)

Share This